Nada

Se le salió el alma del cuerpo cuando lo vio sentando en el concurrido café del área almorzando con su esposa.

-“Sí, sabía que él era casado…Pero es que en las penumbras era tan mío;” – Se convencía Pandora.

“Y verlo a las claras del día tan de su señora, fue un golpe bajo y difícil de asimilar.”

No pudo evitar registrarla con la mirada. Indudablemente le sobraba ángel. Quiso encontrar las razones del porqué él la engañaba. Quizás por deseo de una “carne” más joven. O por falta del fuego ya extinguido por los años.¿ Pero cómo engañar a alguien con aquella gracia? Tanta carisma en curvas de mujer. ¡Tanta, tanta mujer en sí! Era digna de abarcar todo en “su plato”.

Y si, lo entendió a él. El la amaba,¡ sí! Y sólo buscaba salir de la calmada rutina y abrumadora tranquilidad.

Se rompió en mil pedazos.

Sus ganas; deseos por él;

admiración…..Cayeron al piso como una avalancha fatal.

Ahí estaba la verdad. Tocándole a la puerta. Chocándole en la cara. Puso sus ojos en el cielo, ese día más azul que nunca. Busco su rostro y encontró  la nada.

© DG

“Man Lebt  Nur Einmal”

2 comentarios

Archivado bajo Pandora

2 Respuestas a “Nada

  1. Nena, asi es la vida, a veces buscamos una cosa y encontramos otra. Pero Pandora es mucha Pandora para dejarse arrastrar por la avalancha! Pa’ lante! MUA

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s