Súplica

El tiempo que duró la vida

Solo me permití reflejar 

Mi vanidad en el espejo

Del mapa de mis días

Ya no me queda nada

 

A ustedes  hijos

Que desterré de mi cariño

Perdonadme

Perdonad mi abandono

e inconsciencia

Perdonad mi desamor

Os ruego misericordia

 

Sepan que el camino no ha sido fácil

Que ha vivido en mi pecho un amor podrido

Sus rostros me han perseguido en mis sueños

Sus  pequeñas manos han sido lanzas amenazantes a la libertad

 

Sepan que mis pasos

Han dejado huellas sangrientas

De tanta culpabilidad

Que mi almohada ha guardado

Ríos de aguas saladas

En todos los años que les di la espalda

 

Hoy en este lecho de muerte

Que cercena como témpano de hielo

Perdonad hijos míos

Perdonad mi descuido

 

Es un grito despiadado del alma

Que ya descuelga los lazos latentes de este mundo

Tengan piedad

 

Perdonadme, les imploro

Yo solamente los parí

 

© Daymé García Rodríguez

Miami, FL

11/20-21/2011

Deja un comentario

Archivado bajo Musas

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s