Archivo mensual: enero 2012

Calle (é) Dolores

Llevo un moretón en mi muslo derecho y podría hacerme la melodramática y sentarme a juntar razones de cómo me afecta esta marca. Que si me siento poco sensual al verme ante el espejo,  que parezco una mujer sacada de los barrios más bajos de la ciudad, cuando levanto mi falda o dejo caer mi vestido. En fin, que si esto, que si aquello.  Pero todo al contrario, me descubro viéndole lo positivo, haciendo hipótesis y comparaciones. El morado en mi muslo derecho es hijo del dolor, inevitablemente sufrirá una transformación, como nuestros corazones cuando culmina una relación amorosa, a diferencia de que quizás  el dolor en el último dure un tilín mas. Pero igual pasa, se adormece  o como quieran llamarle. Indisputablemente, seguimos transitando por la misma esquina, un lugar similar, o pasamos la pagina,  lo que esta vez con más cautela.  Por muy oscuro que se ponga el tiempo, por muy fuerte que sea la tempestad, siempre pasa. Todo pasa.

Día 1: Me golpeé fuertemente. Duele mucho. Mañana amaneceré peor.

Día 2,3, y 4 : Duele de tan solo verle. Está ahí, latiendo, viviendo en mí. Estoy desesperada porque este dolor pase y esta mancha fea se esfume.

Día 5 y 6: Me molesta aun, pero está mejorando. Duele todavía, pero sé que pasará eventualmente. Es algo transitorio, tendré más cuidado la próxima vez.

Día 7, 8,9: Casi no molesta, pero todavía está ahí. El color está un poco más oscuro que antes, aunque el dolor ha disminuido poco a poco. ¡Y pensar que dolió tanto el 1r día! Mejor no pensaré más ello, así  el tiempo correrá mas rápido.

Día 10: Hoy recordé que había sufrido un golpe muy feo y doloroso, lo busque pero ya casi no queda rastros. Hoy la luz me abraza y da alegría en ese lugar donde en algún momento brillo la sombra. ¡Y pensar  que dude que desapareciera,  y ya ni duele!  No lo olvido, mas sin embargo ando con precaución.

 

 

© Daymé García Rodríguez

Enero 18,2012

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Andando En Esta Vida

De la fe y los horcones

 

Hoy mi esperanza está  triste y media rota desciende hasta mis pies. Tu aliento etílico te condena y me lo escupe  todo a la cara. Se acumulan  las lágrimas en la  esquina del ojo, de donde esquizofrénicas quieren salir, pero no las dejo. Al menos por ahora. Y me obligas una vez más a revisitar aquel parque, donde la  noche fría y despiadada se abrazó a mí. Me fuerzas una vez más a prestarte mi hombro para llegar a casa. De nuevo, cuelgo el personaje de hija para ser la madre, la hermana, la amiga.  Otra vez me enredas en tus palabras y me pierdes con tu mirada. Te voy reclamando en silencio,  mientras lloro,  pero tú no lo notas.  Te reclamo por las muchas secuelas que tu ausencia dejó.  Por  las decisiones erróneas…Pero recuerdo entonces que sólo importas tú en ese pequeño mundo donde decidiste habitar.  Y solo el amor que te tengo mantiene la  fe como los horcones a un portal.

 

 

© Daymé García Rodríguez

Enero 13, 2012

1 comentario

Archivado bajo Andando En Esta Vida

Perder no siempre significa perder

Perder no siempre significa perder, y a veces nos cuesta mucho entender esto. Digamos que “perdemos” un minuto, y llegamos tarde a la parada de la guagua. Y que justo al descubrir la frustración de tener que esperar por el próximo bus, te volteas y encuentras los ojos más bellos  que jamás has visto. O tal vez, sales de la casa un poco tarde (no es lo habitual), el tráfico esta peor que nunca, y justo en la esquina del trabajo, se te revienta un neumático. Casualmente, justo  a la misma hora, pasa junto a ti el muchacho que trabaja contigo, el que nunca habla, pero que te llama a la atención, y se detiene sólo para ayudarte. Siempre hay “eventos desafortunados” que se convierten en un regalo diario. Es nuestro deber descubrirlos, y siempre entender que aún cuando el vaso luce “medio vacío”, está siempre medio LLENO.

 

Leslie Urdanivia ©

Enero 12, 2012

3 comentarios

Archivado bajo Andando En Esta Vida

Quizás en otras vidas

Y llovió

Llovió por ti y por mí

Llovió por ambos, aquella noche

Cayeron las gotas sobre mi cuerpo

Ya seco a falta de tu humedad

Resbalaron tus labios por mis sienes

Rodó tu aliento sobre mis confusos desencuentros

Creí en el  mañana y en ayer

Y emigraron hacia ti, mis anhelos

Llovió en mis ojos

Llovió en mis bríos

Llovió en los espejos del pueblo, hasta nublarlos

El arquero del amor enfermó de lluvia

Ardió el pan hasta ser ceniza

Y los amantes, ya nunca más se amaron

Fue entonces cuando  elevó sus alas negras sobre los cielos el pájaro de la mala suerte

Y supimos que ya era tarde

 Porque llovió  con fuerza

Y sin piedad

Llovió por ti y por mí

Llovió por ambos, aquella noche

 

 

© Daymé García  Rodríguez

Enero 4, 2012

 

3 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

El hecho de que hayas roto

El cristal de mis pupilas

Y tus suaves e imperativas palabras

Hayan entonado

Un himno celestial en mis oídos;

Que te haya imaginado mía

Y tu mi dueña

Y tu figura aun escultural

Y anhelada

Se fuera escapando

Del límite de mi imaginación

Por tan breves instantes;

Que se hayan convertido en

Quiméricos deseos

Tus muy soñados y candentes besos

Y haya renunciado a otro sueño posible

Por aquel inesperado y ajeno:-“Es mejor no continuar esto” –

Pese a todo eso

Y al tiempo que se quedó sin decirte,

Y sin vivir,

Y aún así,

Sintiéndote en algún rincón de mi existencia

Con mi eterno “te amo…si fueras mía”

Y pese a todo lo material

Llegado de otros mundos:

 Ha sido tu presencia, hoy, en mi casa,

El más bello regalo por este Día…

 

 

 

© Miguel Ángel García

 (Día de los Padres)

Junio, 2011

Deja un comentario

Archivado bajo Andando En Esta Vida

El monstruo abrió sus fauces

Y no hizo distingos entre razas,

Y los humanos dejaron de ser,

Y las flores borraron sus colores,

Y las aves,

Y las mariposas,

Y los insectos,

Y todo lo que anda y se arrastra

Quedaron sin un hábito vital,

Porque el monstruo abrió sus fauces

Y se tragó el oxigeno

Y se tragó todo lo bello y todo lo feo,

Y se tragó las ansias de vivir

De las propias ansias….

Y ya no hubo sombras,

Ni risas, ni llanto,

Porque el monstruo

Engendró de nuevo

A Hiroshima y  Nagasaki

Desde las entrañas de Japón

Para que el resto de los humanos

Sigan llorando.

 

 

© Miguel Ángel García

Marzo, 2011

Terremoto- Tsunami Japón

 

Deja un comentario

Archivado bajo Andando En Esta Vida