El monstruo abrió sus fauces

Y no hizo distingos entre razas,

Y los humanos dejaron de ser,

Y las flores borraron sus colores,

Y las aves,

Y las mariposas,

Y los insectos,

Y todo lo que anda y se arrastra

Quedaron sin un hábito vital,

Porque el monstruo abrió sus fauces

Y se tragó el oxigeno

Y se tragó todo lo bello y todo lo feo,

Y se tragó las ansias de vivir

De las propias ansias….

Y ya no hubo sombras,

Ni risas, ni llanto,

Porque el monstruo

Engendró de nuevo

A Hiroshima y  Nagasaki

Desde las entrañas de Japón

Para que el resto de los humanos

Sigan llorando.

 

 

© Miguel Ángel García

Marzo, 2011

Terremoto- Tsunami Japón

 

Deja un comentario

Archivado bajo Andando En Esta Vida

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s