Augurio

Fuí a un río, especie de laguna con mi hermana. Este lugar era muy rico en vegetación, una reserva natural, en medio de la nada. Mi hermana se tira desnuda al estanque. Lleva flores en el cabello. Parece una ninfa. Estamos allí para sacarle unas fotos que debían ser lindas. Debían captar y transportar la esencia de aquel entorno. A pesar de que el ambiente se prestaba, y ella lucia hermosa, las fotos no “salían”. Tomaba una, otra y otra más y después  de inspeccionarlas  las encontraba “vacías”, sin gracia. Tome muchas. Ninguna me parecía la correcta, ninguna me satisfacía, las hallaba incompletas. Decidimos irnos, ella nunca supo de mi insatisfacción con las fotos. En lo que ella se eleva de las aguas, subo un526054_10200095566341665_1700012447_n poco el lente y me percato de un muchacho con su padre un poco  más adelante de nosotras. Hablan, ríen. Yo no pierdo tiempo y tomo una foto y otra. Las reviso y la foto había captado toda la belleza que no había podido capturar en la sesión con mi hermana a pesar de las tantas fotografías que había tomado. El cielo tenia matices  de rosado, medio naranja, azul aqua. Se ve la silueta del muchacho caminando por un puente, el puente es un tronco de árbol en el aire que une dos lugares que en algún momento fueron separados (el padre no sale). Ellos nunca supieron de nuestra presencia ni de las fotos. Me fui hechizada con el hecho de haberme llevado la imagen que quería sin haber previsto que  no iba a ser ni la persona ni exactamente el perfil/ setting que había ido a retratar.

Se me ocurre pensar que el “amor” que busco esta cerca. Más cerca de lo que imagino. Tan cerca que aun no puedo verle. Se me ocurre pensar que estoy buscando/ mirando en el lugar equivocado.

(Este texto nace de un sueño que tuve el pasado 14 de Febrero)

Deja un comentario

Archivado bajo Sueños

Los comentarios están cerrados.