¿Por qué andando, se preguntarán ustedes?

Andando porque para mí, es la única opción ante lo bueno y lo malo, ante las encrucijadas en el camino.
Este blog nace en una época oscura, un período en donde tocaba fondo y cuando se toca fondo, uno encara dos opciones: Quedarse sumergido o subir a flote. Yo, pues, como buena “andante”, decidí subir a flote.

Y en medio de todo esto, hubo amigos que nunca se apartaron de mi lado, que creyeron en mí, que me ayudaron a encontrarme. Pero no solo eso, me animaron y enseñaron que estos textos aunque a veces oscuros, son hijos que debo querer y aceptar. A ellos, les dedico este blog.

A ellos, ¡gracias! Por tanto y tanto…una y otra vez.

En este espacio trato de exponer sobre lo diario y lo divino, y poner algo de lo divino en lo diario. Acá encontrarán las huellas de mis amigos, y lo que pasa en esta bella ciudad del sol, cuando éste brilla y cuando no.

Por su parte, ésta que escribe ama, sueña, sangra y vuelve a amar, pero sobre todo, es una eterna adicta de los cambios, siempre buscando nuevas aventuras. Para ello, queda prohibido dejar de andar.

Creo en el amor, en la amistad, en regalar sonrisas y detalles sin segundos pensamientos. Creo en ir haciendo del mundo un lugar mejor mediante nuestras acciones. Creo en hacer el amor, porque consigo trae la paz, y ya eso extiende un manto llamado bien.

image

¡Ahora sí: Sean todos bienvenidos a mi espacio, que ya es SU espacio!

¡Quedan en casa!

D

Deja un comentario

Archivado bajo Conócenos, Intro, Uncategorized

Los comentarios están cerrados.