Archivo mensual: octubre 2013

Lecciòn de vida

Todavía hay personas buenas en este mundo que se desvían de su camino para ayudar a otros. Hoy pude comprobarlo. En el apuro de acomodar a madre, mis hijos y mis sobrinos en el carro para ir al parque, olvidé que había puesto encima del techo del auto una caja de piezas de Legos de mi hijo.
Me acordé cuando doblé en la primera esquina y vi por el espejo que la caja caía y todas sus piezas se regaban en medio de la calle. En ese momento no sabía qué hacer. Debía decidir rápido entre seguir manejando y escuchar la perolata del niño de 8 años, que ya empezaba a darse cuenta de lo sucedido y comenzaba con ojos muy disgustados a tildarme de lo peor, o si regresar y tirarme en el medio de la calle a recoger aquel reguero de piecesitas diminutas por las que tendría que soportar muchas bocinas apurándome. Me decidí por la segunda opción.
Lo maravilloso sucede cuando un carro contrario al mío pasa a mi lado, y para mi sorpresa se estaciona un poco más adelante, bajándose el chofer y tirándose conmigo en el medio de la vía a recoger las piezas.

Su nombre es Ely. Ely no sólo me ayudó a recuperar todos los Legos de mi hijo, quien ahora me miraba feliz y complacido desde el interior del auto, sino también me hizo creer un poco más en que no todo está perdido. Aún hay personas buenas, que sin medir la situación en la que se pueden estar metiendo, te echan la mano. Al terminar, le di las gracias, nos abrazamos y caminamos en sentido contrario. Ya sentada en mi cama, recuerdo cada segundo y me siento en las nubes.

¡Vaya lección de vida la de hoy!

image

1 comentario

Archivado bajo Andando En Esta Vida, aprendiendo a contar contando, Atesorando Momentos, Contando, Encuentros, Hoy, Juegos del Destino, Vida

ARTErando MIAMI -Tonight-

IMG_7783820898375

Deja un comentario

octubre 11, 2013 · 10:57 am

Camino interior

Habían pasado muchos meses desde que había comprado aquel nylon de barro en una ferretería. Lo había adquirido con la firme convicción  que lo abriría y trabajaría con él prontamente. También había comprado todos los palillos que formarían parte de la aventura, pero por una razón u otra algo siempre  había interferido en la realización de aquella quimera.

IMG_20131009_122829Confieso que padezco de una atracción hacia todo lo que se elabora  manualmente. Hay algo muy fuerte que las maquinarias industriales nunca podrán elaborar, y es la historia en los artículos. Si nos ponemos a reflexionar en esto, ese artículo que confeccionan nuestras manos lleva la energía positiva o negativa que pasa por nosotros. Lleva tus pensamientos, tus anhelos más profundos, también tus miedos.  Este hecho me parece sublime e inigualable y es por ello que me fascina. Llevamos con nosotros historias ajenas, desconocidas, que quizás nuestra mente nunca alcance a imaginar. Me enamora pensarlo  y al mismo tiempo  desde que tengo uso de razón, me ha incitado a querer crear, a querer cargar otras historias y  poner  algo de la mía en los demás.

Anoche después de mucho tiempo, aquel saco de barro al costado de mi cama entre baúles y pinturas sin colgar, abandonó la sombra  por primera vez. Me tiré de la cama con el ímpetu de un caballo desbocado, vistiendo apenas el pulóver de dormir y mis usuales pies descalzos.  Me fui a la cocina y después de colar y beberme una taza de café, prendí un palillo de incienso, puse a quemar mis velas de olor, y comenzè a escuchar la  estación de Lila Downs en Pandora. En fin,  eran cerca de las dos de la mañana cuando puse manos a la obra.

Prepare el counter de la cocina, quitando todo lo que pudiera molestarme e hice espacio. El rojo de aquella masa, la textura suave y a la vez rígida me devolvieron el alma  al cuerpo.  Empecé a amasar aquel material con vasto  amor.  A veces parecía que iba a ceder, otras veces se resistía y debía intentarlo otra vez. Después de un buen rato de pie, familiarizándome con el material, empecé a darme cuenta de que entre el barro y yo había un lazo. Trabajarlo me hizo descubrir que al hacerlo iba transitando un camino interior hacia mí misma. Encontré varias condiciones humanas  en las cuales debo trabajar y que van mano a mano con todo este proceso creativo.

La paciencia y la consistencia: Dos de mis grandes debilidades, las cuales a pesar de mi poco conocimiento en el asunto creo son fundamentales para trabajar la arcilla. Sonreí mientras miraba hacia abajo y veía mi descubrimiento materializado.

IMG_20131009_115650Sentí placer al ver mis manos teñidas de rojo. El barro bajo mis uñas. Disfruté cada gota que manchaba el fregadero delatando el  evento. Viví el sentir del suave golpe del barro contra mis dedos cada vez que luché por darle forma. Y se hizo tibio y frío entre mis manos y se volvió suave y áspero, como yo misma a veces. Y de pronto abandoné mi apartamento y estuve en un lugar amplio, lleno de luz. Música sonaba en el fondo, yo volvía a vestir unos overalls  llenos de pintura y felicidad.

Me fui a la cama feliz, por más de una razón, pero regreso esta noche. Como  se regresa a un buen amante. Como a un cuento bueno y viejo que ya conozco, y que al mismo tiempo aprendo a descubrir. Pero sobre todo, como al mejor porque mientras trabajo en él, él trabaja en mí.

© DG

10.09.13

1 comentario

Archivado bajo Andando En Esta Vida, Anhelos, Barro, Contando, Día a día, Hoy, Junio, Luna, Manualidades, Que el ArTe es ViDa, Que la ViDa es ArTe, Vida